Ortopedia pediátrica México

Vota este articulo
(1 Votos)

En el desarrollo de un niño hay capacidades específicas que deben evolucionar de acuerdo a la edad. Aunque cada bebé es diferente y se desarrollarán a su propio ritmo, hay ocasiones en las que, si su desarrollo no es el adecuado, es importante acudir con un ortopedista pediatra.

El bebé puede sostener su cabeza entre la primera semana y los dos meses de edad. Si después de los tres meses no puede hacerlo, es importante acudir con el ortopedista pediatra para que revise si existe algún daño en el cuello o si se trata de un daño neurológico, para que en este caso se dirija con el neurólogo pediatra. La mayoría de estos casos se tratan con estimulación temprana.

A partir de los 5-6 meses de edad, el bebé debe poder sentarse por sí solo. Si no lo hace antes de los 18 meses, se puede pensar en un retraso psicomotor importante o una señal de daño neurológico.

Muchos se preocupan por la edad en la cual su bebé debe comenzar a caminar. Se considera normal un retraso en la deambulación hasta los 18 meses. Si el bebé ha cumplido los dos años de edad y todavía no puede estar de pie o caminar por sí solo, es necesario hacer una cita con el ortopedista infantil.

Dos errores importantes que retrasan el momento de caminar por primera vez de los niños son: el ponerle los zapatos al revés por descuido, lo cual afecta la mecánica al caminar, y el uso de andaderas, ya que cuando el niño no alcanza el piso caminará de puntas y al pararse por sí solo lo hará de la misma manera. Cuando el bebé crece la andadera le queda chica, caminará sentado y tardará en hacerlo normalmente.

Es normal que antes de los dos años se tropiece al caminar y que las caídas sean frecuentes, hasta que adquiera mayor habilidad. Pero, si después de esta edad el bebé sigue tropezándose continuamente o no se puede sostener de una manera adecuada, y también si sigue caminando con las puntas de los pies hacia fuera o hacia adentro, se debe acudir por primera vez con el ortopedista para niños.

La revisión de los pies se debe hacer a partir de los 3 años de edad, sobre todo para detectar la presencia de pie plano en niños, esta se da aproximadamente en el 50% de los niños.

¿Por qué no revisarlo antes?

Desde recién nacidos hasta los 3 años el pie va a parecer plano debido a la cantidad de grasa que tiene en su planta para protegerse del ambiente. Esta grasa va ir disminuyendo con el paso del tiempo hasta que se forme bien el pie. No se debe forzar el desarrollo del pie del bebé antes de los 3 años, hay que esperar a que se desarrolle a su ritmo antes usar zapatos ortopédicos o plantillas.

Si se sospecha de algún padecimiento ortopédico en los niños la persona más adecuada para atenderlos es un especialista en ortopedia pediátrica y traumatología infantil.

Leido 1498 veces

Búscanos en Facebook